Translate

viernes, 9 de octubre de 2015

Cervecería de Otto Scheuch - Illapel

Otto Scheuch Geisse, nace en Puerto Montt en el año 1859, hijo de los inmigrantes alemanes Carl Scheuch Gutberlet y Anna Geisse Ulrich. Desde muy joven emigra a trabajar a Illapel, en una empresa comercial y minera propiedad de sus parientes, Francisco y Cristiano Geisse, quienes también poseían una fábrica de cerveza. Aproximadamente en 1894, funda junto a Amador Gatica la Sociedad Scheuch y Cía, para la fabricación de cerveza. En 1889, Otto fallece en un trágico accidente de Caza. Lamentablemente a raíz de este accidente, concurre a sus funerales desde Osorno, su hermano menor Federico, quien contrae Tifus y fallece unos meses después, a la corta edad de 21 años.


 Scheuch, la verdadera historia de Otto y Fritz.
Don Otto y Fritz (o Federico) forman parte del folklore chileno, con cientos de cuentos y chascarros anónimos; algunos célebres, que por generaciones, se han transmitido como parte de la sabiduría popular para criticar las actitudes ingenuas: don Otto es aquel marido que sorprende a su mujer engañándolo en el sofá de su casa... y que, para evitar la repetición de la infidelidad, ¡vende el sofá!
Si bien los cuentos de don Otto y Federico no tienen autor conocido, en Chile hay al menos un pueblo que se reivindica como originario de la graciosa pareja. Es el caso de Illapel.  Allí habrían vivido y muerto don Otto y Federico. En el cementerio del lugar, en el patio dos, hay una tumba en cuya lápida se puede leer: «Aquí yacen los restos de Otto Scheuch G., nacido a 5 de agosto de 1859, muerto a 26 de julio de 1889, y de Federico Scheuch G., nacido a 9 de mayo de 1868, muerto a 16 de noviembre de 1889».
Para los illapelinos más antiguos, estos hermanos —Otto y Federico— vivieron en la ciudad y fueron protagonistas de muchas anécdotas graciosas que se fueron convirtiendo en chistes... en cuentos alemanes.
(Texto tomado del artículo publicado por Juan Guillermo Prado, "Las Ultimas Noticias" en 1995)
La tumba de los hermanos Scheuch en Illapel


2 comentarios:

  1. Que buena historia, me emocione bastante al leer las historias!

    ResponderEliminar
  2. Yo también!!! Es un historión y algo entretenido hay que hacer con ella! Un abrazo grande prima

    ResponderEliminar